Posts en “competitividad”

Outlet de directivos

Ignasi, llevo 6 meses buscando trabajo y me planteo bajar mis pretensiones económicas, ¿Qué me aconsejas?

Cada vez hay más directivos que nos hacen esta pregunta, sobre todo, si están sin trabajo.

Un directivo inactivo, acostumbrado a la dinámica del trabajo, está sometido a varias presiones. La psicológica. El día se hace largo, la casa se viene encima. No seduce la idea de estar a media mañana deambulando por casa o estrechando relaciones con “mamas” de nuestros hijos en la entrada del colegio. La social. Presión, a veces autogenerada, de nuestro entorno. Amigos y familia que preguntan a nuestra pareja cómo lo llevamos. Y la económica. Hipotecas, colegios, facturas. Implacables a la vez que el “rincón” financiero se va reduciendo.

Ante esta situación es lícito, humano y lógico pensar que si reducimos nuestras pretensiones económicas será más fácil encontrar trabajo.

La retribución es como el precio de un producto/servicio. Responde al valor del mismo. Está directamente relacionada con el nivel de la posición, la dimensión de la empresa, el nivel de responsabilidad. Si bien es verdad que está sujeta a un valor de mercado. Por tanto, salvo excepciones que comentaré más adelante, menos retribución implicará asumir, en general, menor responsabilidad.

Por otro lado como Head Hunters no somos partidarios de considerar bajadas sustanciales de retribución (en algunos casos del 40%). Lleva asociado un alto riesgo de inestabilidad. Es lógico pensar que cuando lleguen tiempos mejores, el directivo aspire a recuperar su nivel profesional y retributivo y “levante las antenas” en busca de un nuevo cambio, nada deseable para la empresa, pero tampoco para la carrera profesional.

No obstante existen casos donde ésta bajada puede estar justificada. Un directivo que ha tenido condiciones de expatriado. El que viene de un sector inflacionado: construcción, telecomunicaciones en su día, o aquel que por antigüedad ha ido acumulando incrementos fuera de mercado.

Ante esta pregunta, y asumiendo que si la necesidad económica es insostenible cualquier cambio es justificable, lo deseable para la carrera profesional es procurar no renunciar al nivel de responsabilidad y en consecuencia al nivel retributivo, manteniendo así el valor profesional.

Ahora bien, podemos mejorar nuestra competitividad en el mercado de otras formas. Cambiando la composición fijo-variable, aumentando porcentualmente este último. Representa menos riesgo para la empresa y se percibe como seguridad en los resultados que se pueden conseguir y de implicación en el proyecto. Ajustando otros complementos salariales (coche, seguro médico, seguro de vida, dietas, …). También se puede cambiar bonus por participación futura en el negocio. Ser más flexible en las fórmulas de contratación (contrato mercantil).

La carrera profesional es una carrera de fondo. Vale la pena, si es posible, aguantar el tirón, mantener el valor profesional y que el cambio sea con visión a medio plazo.

Ignasi Rafel

Este artículo fue públicado en Expansión. Puedes leer el artícuo original aquí.

marzo 3, 2010 Posteado en: Artículos   Leer más
  • Sobre este blog

    Bienvenido al blog del talento en la red. Si tienes inquietudes respecto a la gestión de las personas con talento, las buscas, las desarrollas, te esfuerzas por desarrollarte y quieres compartir tu talento en la red, te proponemos participar, opinar y seguirnos.

  • Archivo

  • ¿De qué hablamos?

  • Nos interesa

  • Equipos&Talento